MIRANDO A LAS ESTRELLAS

El coche se deslizaba por la carretera sinuosa en dirección al parque. Apartó una mano del volante y dio un largo trago a la botella de whiskie que ya estaba casi vacía. Llegó al mirador y aparcó el coche. Sacó un disco de la guantera y lo puso en el reproductor. Y se abrió el cielo azul:

“♫ Baja el cristal y deja que el viento lleva hacia atrás tu pelo ♫ Bien la noche irrumpe con fuerza ♫ estos dos carriles nos llevan a alguna parte ♫ Tenemos una última oportunidad de hacerlo realidad ♫ cambiar esas alas por unas ruedas ♫ Sube atrás”. Y subió. “♫ El cielo nos espera en el camino ♫ Oh oh, venga, coge mi mano ♫ esta noche la tierra prometida será nuestra ♫ Oh thunder road, oh thunder road, oh thunder road…♫”. Y se quedó dormido.

El ruido del tráfico le despertó. Tenía resaca, recordó la noche pasada y la ingesta masiva de alcohol. Lo que no sabía era como había llegado a una habitación de hotel. Tras ducharse bajó a la calle, el ruido del tráfico era ensordecedor. Le llamó la atención las cabinas telefónicas rojas. No sabía donde estaba, se sentía confundido. En una valla publicitaria vio un cartel que le sobresaltó: “Por primera vez en Europa. Bruce Springsteen y la E street band en concierto. 18 de noviembre de 1975. Hammersmith Odeon.”. Junto a él se paró un tipo a leer el letrero.

--¿Te gusta Bruce Springsteen?
--Sí, he venido desde muy lejos solo para verle esta noche. –le contestó al por ahora desconocido--. Oye pero yo te conozco, tú eres Joe Strummer, el líder de Los Clash.
--¿De Los Clash? No sé que me estas contando. Sí, soy músico, y tengo un grupo, pero se llaman Los 101´ers.
--Bueno, eso es porque estamos a finales de 1975. El año que viene formarás un grupo vital en la historia de la música y lo llamarás The Clash.
--Pero qué cosas más extrañas dices –le dijo con cara de asombro--¿Estas un poco “tocao” no? Pero bueno me has caído bien, vente conmigo a un Pub de aquí al lado, te voy a presentar a todo un personaje.

Se dejo guiar por su joven “cicerone”. Y muy cerca de Trafalgar Square, junto a la National Gallery, en pleno WestEnd londinense, se encontraba el mítico Pub “Intrepid Fox”; lugar que un año después se convertiría en el punto de reunión de grupos como Los Damned, Sex Pistols y demás calaña Punk .


Ya dentro del Intrepid, se apoyaron en la barra y pidieron dos pintas. Sentado en una mesa de al lado, había un curioso tipo con un cierto parecido al Ignatius Really de la novela del malogrado Toole “La conjura de los necios”. Les estaba llamando de una forma muy cómica; Joe Strummer se percató de ello y le dijo a nuestro protagonista: >.

--Hola Lester, sabía que ibas a estar aquí –le dijo al doble de Ignatius.
--¿Cómo estas Joe? Me alegro de verte.
--Muy bien Lester. Quiero que conozcas a mi amigo –dijo señalando a nuestro protagonista--. Dice cosas muy extrañas, como que tendré un grupo que se llamará The Clash. –Luego dirigiéndose al protagonista, le dijo: – Amigo te presento al crítico de rock Lester Bang, todo un personaje del underground yanqui; y entre otros méritos él fue quien acuño el término “Heavy Metal”, no sé si de forma acertada , para designar a grupos como Deep Purple, Black Sabbath…
--Hola, no hagas caso a Joe. En realidad el término de Heavy Metal, aparece por primera vez en un libro de William Burroughs: “Nova Express”, donde hay un personaje llamado Willie “The Heavy Metal Kid”. –Tras decir esto, dio un largo trago a su cerveza, derramando parte del líquido sobre su camisa, y añadió:--. Pero bueno no tiene importancia, para mí el origen del Heavy Metal, está en los riff de guitarra de“You really got me” de Los Kinks y en “My generation” de Los Who. –y eructó.
--Así que tu eres el gran Lester Bang –dijo nuestro protagonista--, fundador de la revista Creem y colaborador de la Rolling Stone. ¿Supongo que has venido a seguir la gira europea de Bruce Springsteen?
--Sí, por eso estoy aquí. Su último disco: “Born to run”, es mágico. Será uno de los mejores discos de la historia del rock.
--No lo dudes Lester, es un disco maravilloso. Básico para sumergirte en él, cuando la vida te golpea. –Dijo el protagonista.
--Sé a lo que te refieres. El rock´n´roll no me ha fallado nunca –lo dijo con melancolía--. Creo que somos nosotros los que hemos fallado al sueño del rock´n´roll; lo que quiera que fuese ese sueño.
--Bueno pues yo me tengo que ir, --interrumpió Joe Strummer--.Y vosotros creo que también, sino queréis llegar tarde al concierto.
--Pero bueno, ¿no nos acompañas? –Dijo con asombro el protagonista.
--No puedo, tengo que ensayar con mi grupo.
--Adiós Joe. –Dijo Lester Bang.
-- Bueno, pues que te vaya bien –nuestro protagonista se puso de pie y le estrecho la mano, visiblemente emocionado--. Ha sido un placer conocerte y muchas gracias por “Lost in the supermarket”.
--Pero que cosas más raras me dice mi nuevo amigo. –Dijo Joe Strummer mientras se estaba yendo.

Lester y el protagonista salieron del Intrepid y se dirigieron al Hammersmith Odeon. Se situaron en la zona de prensa. La expectación era máxima. Por primera vez en Europa, estaba un hombre que cambiaría el curso de la música, presentando un disco que entraría por derecho propio en la mitología del rock´n´roll. Se apagaron las luces, el escenario estaba a oscuras y sobre él, una voz susurraba las primeras estrofas de una de las mejores canciones de la historia, diciendo algo así como: “Baja el cristal y deja que el viento acaricie tu pelo”. Pero eso, es otra historia que pertenece al mito del rock´n´roll.

Y despertó en el asiento de atrás de su coche mirando a las estrellas.

2 comentarios:

EL LOBO ESTEPARIO dijo...

vaya lección de historia del rock, grande Victor

Julio Vegas dijo...

¡Qué gran verdad!